Para el "Joven aprendiz"

lunes, 7 de febrero de 2011

Sin título o que cada cual le ponga el que quiera!!!


¡Qué maravilla don Luis Miguel,
ya puede usted darme otra vez!!!

Se refiere la afirmación a los famosos números de la lotería que se entregan al personal al finalizar el año a modo de aguinaldo, es porque a mi siempre me toca el 13, como a otros tantos “hijos de Pilatos”.

Ahora tocan recortes, pues toma un 13 recortado. Se acaban de dar cuenta de que, sin saber como ni cuando, los padrones nacionales andan en torno a……47 millones, para unos y depende para qué 46, para otros y depende para qué 48. Así que en mi comunidad han desaparecido 70.000 ciudadanos que se les considera domiciliados en otra comunidad, lo que significa que se nos ha menguado el salario en el cuantitativo correspondiente de ayer a hoy y sin mediar explicación, esto viene a significar 46 médicos de familiar menos, a 5.000 uracos mes de bruto, 230.000 euracos/mes, solo de MFyC, otras tantas enfermeras, el proporcional de personal administrativo, los sucesivos niveles secundarios amortizados por disminución y el mismo número de jefes.
Para la diferencia en millones en el total de desconocidos (a estas alturas de la fiesta), calcúlese que suponen 667 médicos de familia y las correspondientes repercusiones en los niveles sucesivos.
¿Y los desaparecidos?, que ocurrirá con aquellos en situación de IT, sin alta en S.S., etc… Según la inteligencia artificial, los ciudadanos ni se crean ni se destruyen, solo se cuentan mal, pero en función de para lo que se necesite el dato, este estará en uno o en otro nivel, como dice el refrán “el que parte y reparte se lleva la mejor parte”.

¡Que maravilla don Luis Miguel,
ya puede usted darme otra vez!!!

Ahora en mi comunidad todos los médicos de la llamada Atención Primaria han recibido en sus correos electrónicos del monopolio, una especie de instrucciones para llevar a buen fin la puesta en marcha de la receta electrónica. Se nos recuerdan las conveniencias de hacer esto o lo otro, de cerrar y no abrir prescripciones nuevas, de cómo acceder con facilidad a cualquier lugar, de evitarnos trabajos posteriores.
Ingenuamente pensé que cada cual se encargaría de sus responsabilidades en la receta electrónica, que el trauma amante de los bifosfonatos se encargaría de su prescripción, que el cardiólogo aficionado de los últimos antiagregantes asumiría el correspondiente riesgo de nuevas neos y así sucesivamente.
Como nadie de los abraza farolas es capaz de imponer con argumentos tamaño desprecio por la Primaria, negándose desde la primera fila a seguir siendo los escribientes de los elegidos “especialistas” , poniendo de manifiesto las impresionantes lagunas de ignorancia que rodean el mundo de la especializada de este país que la primaria cotidianamente se ve en la obligación de corregir, mientras soporta trimestralmente el falso reproche del despilfarro que supone su ejercicio de la profesión.

¡Lo siento don Luis Miguel,
usted a mi no me la da otra vez!!!




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Pedro Valdés dijo...

<>
Pues en mi centro nadie ha recibido nada. Así que no se me adelante, compañero, que igual en mi caso las instrucciones vienen cambiadas, je je.
Saludos.

Aniña dijo...

Yo tampoco recibi nada ni me toca nada aunque para compensar alguien me toco. :)
un besito
volvere.