Para el "Joven aprendiz"

lunes, 4 de febrero de 2008

¿Has publicado?

En este mundo nuestro de médicos, existe una especie, por suerte no muy extendida en nuestro medio, pero abundante en otros.
De vez en cuando se aproximan a nuestro centro para “enseñarnos”, como debemos hacer las cosas, porque en estos dos mundos las cosas “se hacen bien” en el primer mundo y “siempre mal” en el segundo.
Cuando esto no es así, vienen a contarnos que ellos no pueden hacerse cargo de determinados pacientes, que consideran se pueden llevar “con” la atención primaria, esto significa que nos quedemos con los pacientes.
Como estos espacios son realmente muy pequeños, de manera que nos conocemos todos, un día por sorpresa para mí, dio en aterrizar un “sabio”.
Aquel día no tuve avisos domiciliarios, lo que me posibilitó acercarme a la biblioteca sobre las 13,30 y pude ver como se hacía acompañar de otras dos personas, una la encargada de ir pasando las power point y la otra de elemento decorativo, las tres pertenecían a uno de esos llamados “grupos de estudio” y pensé:”..¡esto sí que es infraestructura!, ¿estos elementos donde trabajarán, para reducir sus jornadas de estas maneras, todo por tres?.”
Tras saludarles, observé como iban montando el cañón y otras tonterías, portátil de la empresa incluido; se movían con cierta ceremonia transmitiendo la sensación de quién domina lo que hace.
En estas estaba cuando veo que entra Edurne, una antigua compañera con la que comparto muchas inquietudes contrastadas en mil vicisitudes y con la que he alcanzado un nivel de complicidad ciertamente alto.
Edurne tras saludarles, se sienta a una cierta distancia y al cruzarnos la mirada aprecio que me lanza un mensaje levantando las cejas y entiendo: “¿..y que hacen estos aquí?” a lo que le respondo:”…Pues no se, pero nos van a dar la mañana”, con una leve elevación de mi ceja derecha.
Mientras acude el resto de los compañeros se suele crear un espacio al compadreo:
Sabio(S-1)- Y que tal por aquí
Yo(Y)- Pues bien, como siempre, la presión de la rutina.
S-1- Nosotros también notamos el aumento de la presión.
Y- Claro, eso es general.
Edurne(E)- Por cierto, ¿hemos publicado?
Y- No hoy no hemos publicado, ¿tienes algo pendiente?
E- No en estos momentos estoy tranquila, ¿y tú?
Y- Tengo dos en capilla.
S-1- ¿Pero vosotros también publicáis?
Y- Claro
S-2- ¿Y donde publicáis, en Atención Primaria?
E- No, generalmente lo hacemos en publicaciones de más difusión.
S-2- ¡Pues eso si que es difícil!
Y- No creas, en realidad siempre vamos directamente a ver si hemos publicado y empezamos siempre a leer por ese punto de la publicación, de esta manera nos genera más interés, o sea ¡las esquelas!
Y entraron los compañeros para venir al rescate.
Era una forma de decirles....¡aquí se firman certificados de defunción, tonterías las justas!






Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

4 comentarios:

chema dijo...

Recientemente hice una rotación de 5 días en un servicio hospitalario que tiene un mes y medio de lista de espera.
Tenían unos 10 pacientes en consultas externas cada médico al día.
Yo que trabajo a 1 Km. tengo 45 como mínimo, y un día de lista de espera como mucho.
Así a podrán ser sabios y lo que quieran.

Cuando comentas esto a los sabios te dicen lo que hay que hacer es mejorar lo tuyo, no empeorar lo mío y yo me quedo con las ganas de llamarles algo que no puedo decir en público.

chema dijo...

Recientemente hice una rotación de 5 días en un servicio hospitalario que tiene un mes y medio de lista de espera.
Tenían unos 10 pacientes en consultas externas cada médico al día.
Yo que trabajo a 1 Km. tengo 45 como mínimo, y un día de lista de espera como mucho.
Así a podrán ser sabios y lo que quieran.

Cuando comentas esto a los sabios te dicen lo que hay que hacer es mejorar lo tuyo, no empeorar lo mío y yo me quedo con las ganas de llamarles algo que no puedo decir en público.

doctordiabetis dijo...

Esperemos publicar poco.

ctln dijo...

He llegado aquí por este post y me lo he pasado bien con el resto.

Trabajo en un hospital y he tenido broncas con la Admisión en cuanto se ocupaban las casillas, diez, en el jodio ordenador (y su toca teclados) para citar pacientes en el día de consulta (los martes). No había manera. Tras gritar animaladas parecidas ¡Tonterías las justas! delante de pacientes y jefes, ya los añaden a bolígrafo. Con el programa no se puede.

No estamos solos en este mundo.